Neuromarketing para todos (I)

Enfoques de Neuromarketing

Nuevos enfoques de Neuromarketing

El marketing del siglo XXI lleva necesariamente el prefijo ‘neuro’. Y esto no es gratuito. Se explica en los prodigiosos avances que, con más frecuencia, la neurociencia aporta al marketing en su propósito de crear valor para el ser humano. Venderle al cerebro reptiliano, diseñar logotipos bajo el principio de neotenia, utilizar códigos simbólicos para el packaging… son algunas de las estrategias clave de este nuevo campo de exploración en el mundo de los negocios.

En el dominio del neuromarketing, se entenderá por valor algo más que la solución para un problema, algo más que la mera satisfacción de una necesidad. Entiéndase por valor, también, la conexión emocional, sensorial y subconsciente que es consecuencia de una innovación capaz de tocar fibras profundas en el público (digamos, en la manera de vender, de publicitar, de envasar o de fijar precios). Eso es, precisamente, lo que supone el neuromarketing frente a todo el marketing tradicional: una mejora cualitativa, un cambio esencial en su praxis para la generación de valor.

Hoy en día, además de la siempre ponderada psicología de consumo y de la visión multidisciplinaria que ofrece la neurociencia, validando el principio del cerebro triuno como su aporte más significativo, cobran relieve los postulados científicos de la etología, la biología, la antropología y la semiótica para comprender las motivaciones más profundas de las decisiones humanas. Estas ciencias son las aliadas fundamentales del neuromarketing. Sin ellas, éste sería incapaz de innovar. Se entiende, pues, el que el neuromarketing es el marketing basado en principios y hallazgos de neurociencia, así como de ciencias biológicas y sociales, que permiten comprender el proceso de toma de decisiones del consumidor.

Cerebro Triuno: Neocórtex = racional, Límbico = emocional, y Reptiliano = instintivo

Cerebro Triuno: Neocórtex = racional, Límbico = emocional, y Reptiliano = instintivo

Quienes todavía mantienen una actitud suspicaz frente al neuromarketing, caen en el viejo prejuicio de conceptualizarlo como una herramienta de manipulación cerebral. Bajo ese enfoque, los consumidores seríamos unos conejillos de laboratorio, dóciles presas de los malos oficios de una intelligentia comercial que sólo busca vaciarnos los bolsillos en base al conocimiento de nuestra mente. Eso no es exacto. El neuromarketing descubre los procesos mentales que, desde siempre, operan en los comportamientos de consumo, y, con esa información, diseña la propuesta de valor más acorde a cada target. Sin embargo, tomando distancia de idealismos, tal como ocurre en cualquier actividad profesional, el neuromarketing requiere de una recia deontología antes, durante y después de su práctica. El neuromarketing se debe sustentar, primero, en una ética de servicio y, luego, en metodologías de investigación y comercialización.

Pero la apabullante vigencia del neuromarketing con sus resultados en azul para grandes firmas mundiales (como Nestlé, Burger King, Apple, BMW, Frito Lay, P&G, Microsoft, entre muchas otras) es innegable. El proceso de neuromarketing empieza por derribar los viejos paradigmas del marketing, aceptando que hay herramientas incapaces de comprender los mecanismos internos del consumidor a la hora de comprar. Veamos:

La segmentación económica no sirve más

¿Sería válido definir una propuesta de valor sólo en función de la capacidad económica del cliente? Una joven soltera y sin hijos, con perfil moderno, domiciliada en Los Olivos, que se dedica exitosamente al negocio del catering,  puede gastar tanto como una madre conservadora de Miraflores, quien asume en la práctica la administración del salario que le proporciona el marido ejecutivo. Ambas pueden poseer el mismo volumen de dinero, pero no la misma cultura de consumo, no el mismo estilo de vida, no las mismas expectativas de compra. En conclusión, su capacidad de gasto es lo menos importante para intentar comprenderlas. La segmentación económica no será el camino correcto para generarles valor. En cambio, sí tendría lugar la neurosegmentación femenina a efectos de analizar cómo opera el cerebro de una mujer moderna (la súper-mujer) en contraste con la mamá conservadora (la súper-mamá).

Fracaso morado

Fracaso morado

El focus group no se merece tanto respeto.

La aplicación práctica del otrora respetable y todavía carísimo focus grroup es una prueba del nivel precario que ostentan muchos investigadores de mercado. Ellos no comprenden la dinámica del cerebro límbico de los clientes, en virtud de la cual ‘decimos una cosa pero hacemos otra’. Esto ocurrió en las sesiones de focus group de La Moradita de Inca Kola. Los invitados decían que sí la aceptarían, que era una idea maravillosa, que realzaba aún más la peruanidad de la marca. Hoy La Moradita ya no se vende. Si este reciente fracaso millonario no te convence, pues pregúntate por qué no puedes cumplir con la dieta, por qué no abandonas la casa de tus padres o por qué no terminas con esa pareja nociva para tu vida.  Acepta, de una vez para siempre, que ‘decimos una cosa pero hacemos otra’. Las personas no sabemos por qué compramos.

 

(continuará)

Bibliografía:

KLARIC JÜRGEN. “Estamos Ciegos”. Editorial Planeta Perú. 2012.

PUEBLO LIBRE‬ INAUGURÓ OFICINA DE TURISMO

Con la presencia del alcalde de Pueblo Libre, Jhonel Leguía, y el gerente de Canatur, Luis Villa, entre otros invitados, hoy se inauguró el Modulo de Información al Turista en el parque El Carmen de Pueblo Libre, un proyecto impulsado por la nueva Área de Turismo de la municipalidad. Gino García, encargado del Área de Turismo, comentó que la comuna local ha implementado circuitos turísticos peatonales gratuitos cada semana para conocer los atractivos turísticos de esta jurisdicción. Por su parte, el alcalde Jhonel Leguía, resaltó: “Pueblo Libre es la entrada y salida del país al mundo, estamos en una zona estratégicamente ubicada y queremos repotenciar el turismo de la mano con los artesanos”.

Fuente: http://www.tnews.com.pe

LAS VECINAS: modelo sostenible de ecobar

El adiós de los murales de Lima

En realidad, el título de este post debería enunciarse así: “El adiós amarillo de los murales del Centro Histórico de Lima”. Y decirlo con exactitud es un ejercicio de honestidad cívica. Porque, a decir verdad, la decisión del alcalde Luis Castañeda de pintar de amarillo (el color de su partido) los 60 murales de nuestro casco histórico obedece, no a una desinteresada intención de preservar su factura arquitectónica-urbano-histórica, sino a seguir en su desalada carrera por eliminar cualquier obra visible de la anterior gestión municipal.

Ahora bien, nuevamente por amor a la exactitud verbal, es pertinente reconocer que los murales sí distorsionan la imagen del Centro Histórico de Lima, minando el garbo y majestad de su marco escénico, que sería un espacio ideal para otras iniciativas culturales más afines como el diseño de rutas temáticas (inspiradas en los antiguos nombres de sus calles, por ejemplo). Los murales merecen, pues, otro escenario de la ciudad.

Pero al margen del debate, de los pros y contras de los murales, lo que no resiste ápice de discusión es la complicidad de los limeños. La inmensa mayoría no conecta con el arte urbano e ignora con desdén lo que es incapaz de apreciar como parte de su nueva identidad cultural. Los limeños de hoy son indiferentes a la idea de una ciudad de siglo XXI, donde puedan coexistir los elementos y motivos de una cultura moderna con los vestigios monumentales del pasado. En otras palabras, el limeño actual es a duras penas un fotógrafo de paso. No supera la anécdota turística.

Turismo, búsqueda y alteridad

“En resumen, el turismo como búsqueda de sentido, con la sociabilidad lúdica que favorece y las imágenes que genera, es un dispositivo de comprensión gradual, codificada y no traumatizante del exterior y de la alteridad.”

 

Rachid Amirou, citado por Michel Houllebecq al comienzo del capítulo 5 de Plataforma, Buenos Aires, Anagrama, 2002.

Lima se perfila como la capital del turismo de reuniones en Las Américas para el 2021

El Buró de Convenciones y Visitantes de Lima confía en que a más tardar para el año del Bicentenario la capital peruana sea la ciudad líder dentro de la industria de reuniones a nivel regional.

Para el 2021, año del bicentenario del Perú, Lima se consolidará como la primera ciudad capital líder dentro del turismo de reuniones a nivel de Las Américas, afirmó hoy el presidente del Buró de Convenciones y Visitantes de Lima, Carlos Canales.

“Actualmente Lima es una ciudad muy importante desde la perspectiva internacional. La capital de país que tiene mayor crecimiento económico en la región, y lo que tenemos que buscar es transmitir esa visión de crecimiento de país hacia la población”, mencionó Canales en diálogo con gestion.pe.

Precisó que es a través del turismo de reuniones, donde se puede mostrar el bienestar que pueden tener los ciudadanos que viven aquí con este tipo de generación de recursos, ya sea en la mejora de la calidad de vida, así como en las reformas que puedan realizar.

“Con ello (el desarrollo del turismo de reuniones) mejoramos en el tránsito, en seguridad ciudadana, y en generación de trabajo, para así convertirnos en una ciudad del primer mundo”, anotó. Asimismo, indicó que se viene trabajando por un crecimiento por año de casi 25 a 30%, en cuanto al turismo de reuniones o convenciones.

“Hace tres años estábamos en el puesto 51 (en ranking de ciudades destino de reuniones), y este año debemos estar en el puesto 40 dentro de todas las ciudades de la región”, añadió. En tanto, sostuvo que dentro de esta actividad “directamente generamos US$ 400 millones, y en forma indirecta US$ 1,000 millones”.

“Creemos que el trabajo se viene haciendo con coherencia, hay muy buena calidad profesional, hay buena infraestructura. El Centro de Convenciones de Lima (San Borja) y el recinto ferial (de Villa El Salvador) que se están construyendo, serán los lugares donde albergaremos justamente eventos de toda naturaleza, no necesariamente los más grandes del mundo, pero si, los más importantes de las Américas”, expresó.

Finalmente, Canales reiteró la meta de que dicha actividad llegue a US$ 1,200 millones como parte de la derrama económica de la industria de reuniones al país, la cual estimó, que será una realidad justamente este año.

El titular del Buró de Convenciones brindó estas declaraciones durante su participación en el “Seminario Internacional: Oportunidades Empresariales en la Industria de Reuniones”, que se realizó en el Westin Lima Hotel & Convention Center, de San Isidro.

 

Fuente: http://gestion.pe/economia/lima-se-perfila-como-capital-turismo-reuniones-americas-2021-2125082

CASA DE DINA: Pionera del homestay en Perú

Que el turismo sea un campo de cultivo para los proyectos de muchos emprendedores, eso no es novedad. Tanto en Lima como en provincias se vive un entusiasmo por desarrollar agencias de viajes, restaurantes, hospedajes, empresas de transporte, centros de recreación y un largo etcétera de ideas como econegocios y talleres de capacitación turística. Esta proliferación no es gratuita, desde luego. El turismo ofrece un amplio abanico de oportunidades para quienes, con talento y visión, buscan la realización de sus sueños, muchas veces incluso sin el apoyo del Estado que los arroja a una telaraña kafkiana de burocracia.

Casa de Dina es una prueba tangible de ese emprendedurismo que supera escollos. Se trata del proyecto pionero de homestay en nuestro país, formalmente constituido bajo el respaldo de Casas del Perú, una red turística creada y promovida por Carlos Orihuela, destacado gestor profesional de turismo, quien lleva más de seis años en su valiente tenacidad por abrir nuevos caminos en el sector hotelero del Perú, diseñando e implementado propuestas innovadoras, más vivenciales y sostenibles, que la sempiterna oferta de lujo.

Fiel al concepto de homestay, en el que prevalece la convivencia familiar, Casa de Dina brinda un servicio diferenciado de hospedaje, cálido y seguro, en la bella ciudad de Arequipa. Una experiencia de convivencia típicamente arequipeña, donde la gastronomía es un componente clave de la integración. Es Dina ―madre de Carlos Orihuela― la principal anfitriona de su casa, poseedora de una vocación de servicio que ya muchos gerentes de hotel cinco estrellas quisieran exhibir. Sus huéspedes ―extranjeros venidos de diferentes partes del mundo, pero sobre todo de Europa― han sentido de cerca esa vocación innata de Dina, así como su latido materno en los cuidados y confianza que ofrece para todos sin distinción.

Además, como un complemento ideal de experiencia local, Dina imparte talleres de cocina y pastelería arequipeñas, y desarrolla actividades como tours alternativos a mercados y espacios rurales. Ello se sustenta en la metodología de trabajo de la Red de Casas del Perú, que sitúa al habitante, a la casa y a las actividades dentro de una oferta sosteniblemente estandarizada en ya quince casas miembro.

Pueden contactar a Casa de Dina vía Facebook y también a través de Booking, o en los teléfonos (+51) (54) 22 33 95. O también escribiendo al email: dina.aqp@hotmail.com

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores