La lección de Scotiabank para el sector turismo

Estupendo el spot publicitario de la reciente campaña, Cuenta Travel, de Scotiabank. Ratificaron plenamente los hallazgos del neuromarketing que hemos postulado en este blog. “Todo lo que compras en la vida cubre tus miedos y tus carencias emocionales”. Este principio no admite suspicacia. Y en turismo tampoco.

El vídeo, producto de una metodología basada en neuromarketing, da en el blanco con varios insights (verdades ocultas) en torno al turismo, a saber: el miedo a quedarse rezagado, a perder vigencia social, a no ser reconocido en redes… El turismo es también status, moda y, por ende, competencia, envidia. Esos son los motivos profundos para emprender el viaje. Claro está que nadie dirá que viaja por ello. Nadie aceptará, nunca de buen talante, que viaja por la natural envidia que le suscitó ver las fotos del viaje de un amigo, de un colega o de una ex pareja. Nadie aceptará que el turismo es un consumo ligado a lo aspiracional y al ego. Pero el insight de esta publicidad turística es irrefutable por la verdad íntima que revela: “Tú no viajas sólo para ti; viajas también para los demás.”

El Turismólogo brindando conferencia sobre Neuromarketing y Branding Emocional en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

(Es como si le preguntaras a una mujer joven por qué invierte tanto dinero en ropa, y, algo esquiva, ella te responde porque simplemente le gusta verse bien. Típica respuesta córtex, siempre racional. La respuesta que abunda en ellas, perfecta para desplazar a las motivaciones más profundas que explican su real comportamiento de consumo. Esa joven nunca aceptará que invierte tanto dinero en ropa por una cuestión de muda competencia con otras mujeres, porque en el fondo le preocupa su nivel de autoestima, porque busca una afirmación de su femineidad ante el mundo. Pero la abrumadora verdad es que una mujer no se viste para ella sola, jamás. ¿Por qué? ¡Porque no vive solitaria en una isla o en una caverna! Pasa buena parte de su existencia entre seres humanos, afuera, en el mundo, en el colectivo humano de todos los días que le observa, le reconoce, le da vigencia social.)

Y, sin embargo, el cerebro córtex intenta de todas las formas justificar la decisión de viajar con razonamientos del tipo “Viajo para desconectarme unos días de Lima”. Como bien sabes, para el turista moderno eso es prácticamente imposible. ¿Por qué? Porque tú no puedes viajar sin un teléfono móvil conectado a facebook (a tu entorno habitual, vale decir, a tu comunidad online) donde posteas cada foto, reflexión o incidente pintoresco que acontece en tu experiencia de viaje, incluso si es un viaje de estudios o de trabajo. Sí, la necesidad de evasión, tan mentada en tus clases de Teoría del Turismo, ya perdió sustento ante la arrolladora modernidad.

Por cierto, no deja de causarme envidia que sea una entidad bancaria la que nos dé esta notable lección de marketing moderno a los profesionales de turismo. ¡A romper viejos paradigmas ya!

Con los jóvenes talentos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

 

El sistema quiere que tú apruebes; yo quiero que tú aprendas.

Con Noelali Salcedo, presidenta de ASQ USB Perú.

I

Loable y ejemplar propuesta la de ASQ USB, una organización estudiantil universitaria sin fines de lucro, que fomenta el uso de las buenas prácticas para la calidad en todos los niveles de su intervención académica: como el diseño y gestión de procesos, abordando temáticas de talento humano, marketing, planeación estratégica, entre otros campos de relieve más actual como la sostenibilidad. De buen talante acepté su invitación para ofrecer un taller sobre habilidades blandas, el cual titulé “Prácticas de buen Clima Laboral. Creando valor en los equipos de trabajo”. Conceptos clave como asertividad y empatía se pudieron aterrizar en amenas dinámicas que permiten mejorar la fluidez de la comunicación y las relaciones interpersonales entre los miembros de equipo. En mis talleres, orientados a mejoras del clima laboral, se participa bajo el imperativo de que “hay que ser atentos pero también interesantes”. ASQ USB lo vivió así.

II

La Mg. Malena Orbegoso, una profesora muy apreciada y respetada por este blogger, publicó hace unas semanas en su cuenta de facebook una idea que me persigue con insistencia y que a continuación trato de exponer tal cual: “Estimado alumno(a), el sistema universitario quiere que apruebes; yo quiero que aprendas”. Es una de esas sentencias que no admiten ápice de discusión porque grafica con exactitud la doble moral de tantas universidades peruanas que, al tiempo que estafan a su público, cada vez con mayor desfachatez, van minando el significado del rol docente que colegas cómplices no valoran. Es hora, también, de que los alumnos entiendan y acepten que el desafío de esta sociedad del conocimiento, globalizada e hipercompetitiva, es APRENDER, APRENDER y APRENDER. O tomas en serio tu carrera o llorarás sangre en los próximos años.

III

Colma de orgullo ver la saludable evolución académica y profesional de nuestros alumnos y alumnas. La décimo-segunda versión del Workshop Hotelería de Lujo, organizado por el Grupo Educativo Discovery, ha sido el marco perfecto para apreciar el talento comercial de sus estudiantes. Conocimiento, sofisticación, solvencia y espontaneidad fue lo que ofrecieron el día jueves en las instalaciones del Hotel Meliá para deleite del público asistente, con selecto jurado incluido. Hace tiempo que Discovery ha comprendido los beneficios del aprendizaje experiencial como medio y fin para empoderar a sus estudiantes. No conozco otra institución educativa del sector turismo que prepare mejor a sus estudiantes para la experiencia laboral futura. ¡20 de nota!

PROGRAMA GESTORES TURÍSTICOS – Junio 2016

¿Por qué nos equivocamos tanto en Educación Superior?

El Turismólogo como parte de Jurado de Tesis, en la Universidad Peruana Simón Bolívar.

Un factor importante para el avance de sector turismo es la educación superior. Sin embargo, tal como sucede en otros ámbitos, ella responde a un marco de referencia inadecuado que la somete a una serie de creencias limitadas y malas prácticas a nivel de su gestión. El resultado, obvio y elocuente, es una dudosa cuando no pésima formación para los nuevos cuadros y la consiguiente falta de liderazgos con impacto en la sociedad.

La educación superior en turismo, en el caso de Perú, es fiel al falaz paradigma del “prestigio de la experiencia para efectos de contratación y asignación de carga horaria”. No entienden en las direcciones y coordinaciones académicas que la estatura profesional de un docente no se mide por el tiempo que se lleva en la cátedra. Lo que respalda la trayectoria de un profesor no son ya los calendarios de trabajo. Acumular años es, entre los docentes peruanos, el ejercicio más fácil y mediocre: cero innovación, apabullante repetición. Mi generación lo ha vivido desde el colegio. Y yo todavía lo veo, lo escucho, lo siento.

Ofreciendo clase de Neuromarketing en las instalaciones de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya.

Si a lo anterior sumamos el criterio amical, otro pernicioso deporte presente en todos los planos laborales, en virtud del cual “no importa tu calidad de enseñanza, eres mi amigo y te favorezco”, se diría pues que estamos ante un sistema informal donde lo último que importa es el estudiante. Ni hablar aquí de los docentes que nunca han trabajado en el sector turismo, incapaces de brindar casuística propia para sus clases y que suelen ser esos “cantantes de peña” que aceptan sin escrúpulos variedad de cursos para entonar un pobre y deleznable repertorio.  

Notifico a ustedes, estimados colegas del sector turismo, que lo único que confiere solvencia profesional a la labor de un docente son los logros que ha cosechado en su quehacer académico a favor de la investigación científica y la divulgación del conocimiento. Los docentes que, además de vocación y capacidad para la enseñanza, aportan nuevas luces a su especialidad merecen ser prioridad para universidades e institutos superiores. Es sentido común. Es justicia. Es ética. Pero es, sobre todo, respeto a nuestro público estudiantil.

Del arte sin Lima

“(…) Hay en la contemplación del arte un momento de divorcio con la realidad más cercana y mundana que nos rodea.  Me pasa a menudo con José Tola, con Sérvulo Gutierrez, con esa genuina creadora de vida simbólica que es Tilsa Tsuchiya o con el alma explosiva que deja en sus lienzos Víctor Humareda. Yo no tengo que pensar necesariamente en referencias extranjeras o  googlear para justificar mis gustos posmodernos.  Eso no va conmigo. Sólo me importa sentir que estoy como levitando en el aire de ese espacio excluyente que hay entre la obra artística y ese hombre que son muchos hombres dentro de mí.”

Edmundo Lazarte. Mis siete semanas sin Lima. Ed. Trillas (2013)

EXPOSICIÓN DÍA DEL ARTESANO EN HUACA MATEO SALADO

Juan Mendoza: “El Jorge Chávez está como la selección: al borde del colapso”

El Turismólogo comparte con sus lectores el reciente artículo del economista Juan Mendoza, aparecido este domingo en el diario Perú21, acerca de la urgencia de construir pronto la segunda pista del aeropuerto capitalino.

 

El Jorge Chávez está como la selección: al borde del colapso. Si no se construye pronto la segunda pista, nuestro principal terminal aéreo no podrá atender la demanda que enfrenta. Y el único responsable de que no se expanda el aeropuerto es el Estado peruano.

El Jorge Chávez opera por encima de su capacidad, estimada en 10 millones de pasajeros. El año pasado recibió 17 millones. Y aunque el concesionario, Lima Airport Partners, hace malabares para acomodar más usuarios, la congestión y los tiempos de espera van en aumento. El aeropuerto de Bogotá nos ha superado como el de mejor servicio en la región en el 2015. Se necesita a gritos la segunda pista. El Estado se comprometió a entregar los terrenos para su construcción a más tardar en el 2004. Doce años después seguimos esperando.

Las pérdidas por no ampliar el aeropuerto son enormes. Se pierden 950 millones de dólares en inversión, presupuesto de la ampliación, que el concesionario está desesperado por hacer. Se pierden inversiones de aerolíneas que no pueden crecer en Lima. Se pierden los ingresos y el empleo que un mayor flujo de turistas traería. Bajo el supuesto conservador de que con la segunda pista se recibiría un millón más de turistas, cada año perdemos 1,300 millones de dólares en divisas. Y, en kafkiana ironía, el propio Estado pierde recursos pues el 46.5% de los ingresos del concesionario engrosa las arcas fiscales. El Estado deja de percibir al menos 100 millones de dólares anuales en impuestos y transferencias al Tesoro, Corpac y Ositran.

Como es usual, los sucesivos ministros le han echado la culpa del atraso en la entrega de terrenos a sus predecesores y a la dificultad de coordinar con otras entidades públicas o empresas privadas. Lamentables excusas. Pues ¿qué lógica perversa explica que hagamos elefantes blancos, como Talara, en lugar de permitir que la inversión privada expanda nuestra infraestructura aérea? ¿Cómo así se puede eximir a la Interoceánica del Sur del SNIP pero le ponemos barreras al crecimiento del aeropuerto? ¿Tan distorsionados están los incentivos y las prioridades?

¿Qué diversificación productiva habrá si ni siquiera permitimos que la ampliación del Jorge Chávez nos traiga valiosos dólares? Y ni hablar de los aeropuertos del interior: el tráfico al Cusco estuvo suspendido un día entero porque no se podía remolcar un avión.

La ineficiencia en la gestión estatal es mucho peor que no ir al Mundial. Si este gobierno quiere meter un gol en el último minuto, así sea el del honor, que por favor no demore más la ampliación del aeropuerto.

Fuente: http://peru21.pe/opinion/juan-mendoza-aeropuerto-sin-pista-aterrizaje-2242261

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores