Ser practicante y no morir en el intento

Hacer de mi carrera un negocio rentable, eso es básicamente el marketing personal. En el ámbito del Turismo y la Hotelería, en el que hay cada vez más una presencia considerable de emprendedores, el marketing personal cobra relevancia desde los inicios de la travesía laboral, desde ese momento en que, fuera ya de esa burbuja teórica que puede ser la universidad, nos instalamos en la realidad de la profesión. Ahí empieza la carrera.

Entonces, por lo general, empezamos en calidad de practicantes. Ser emprendedor requiere de una previa cuota de aprendizaje práctico, y a eso sobre todo se enfoca el practicante; además, en esta etapa de iniciación es pertinente cultivar la filosofía de la excelencia, realizar bien las labores y conseguir el reconocimiento de la organización, destacando en base a méritos y logros, aunque estos sean pequeños. Así, el emprendedor del mañana evitará caer en la improvisación, será más consciente de sus virtudes y limitaciones, aportará a su sector.

Dos cosas merecen toda la atención del practicante: adquirir la mayor experiencia y tomar ventaja de las relaciones públicas. Ésta es la recomendación del marketing personal para el practicante de nuestros días. En lo tocante a ello y a la profesión de Turismo y Hotelería, podríamos señalar lo siguiente:

Adquirir la mayor experiencia: aprender de la dinámica de la empresa, sumergirse en el día a día de la gestión interna, de la atención al cliente, del trabajo en equipo; aprender desde lo más elemental, como en qué términos se redacta una solicitud o un oficio a un proveedor, hasta cómo cerrar con éxito un contrato, pasando por técnicas de venta con valor agregado, manejo de quejas y reclamos, labores de control, organización y representación.

Tomar ventajas de las relaciones públicas: hacerse una buena reputación en el sector, ya en condición de trabajo administrativo u operativo, poseer una cartera de clientes en base de datos, mantener contactos claves como proveedores o intermediarios de servicios, no desaprovechar la buena oportunidad de interrelación profesional que pueden ser los eventos (workshops, fram-trips, ferias, etc.), tener red de relaciones vigentes.

El marketing personal, que puede parecer un término más, es en realidad una herramienta de gran utilidad para el hombre moderno: lo hace más consciente de su oferta profesional-individual dentro de un mercado altamente competitivo. Al practicante, promesa de emprendedor, le conviene tenerlo en cuenta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: