Planificación Turística a tu alcance

Planificar es, básicamente, prever escenarios futuros para evitar la incertidumbre; también significa tomar decisiones sobre qué hacer en ciertos escenarios posibles, qué camino, qué ruta seguir, cuáles criterios considerar en base a la información existente o a experiencias anteriores.

La planificación turística tiene relación con la fijación de objetivos tendientes a un desarrollo equilibrado, que implique beneficios económicos, sociales y medioambientales, así como una ordenación, dirección y control de la actividad turística. La planificación puede, pues, conceptualizarse como un instrumento de gestión que permite a un determinado territorio constituirse en un producto turístico competitivo y sostenible.

La planificación, dada la complejidad del fenómeno turismo, supone considerar muchos factores a la hora de su formulación y, más aún, de su implementación.

Uso de suelos, medio ambiente, recurso humano, marketing, cultura, legislación, calidad, infraestructura, sanidad, servicios turísticos… son sólo algunas de las variables que toda iniciativa en planificación turística debe estudiar y evaluar a fondo y, además, lograr integrar en un modelo de desarrollo. Por eso se afirma que la planificación en turismo constituye un proceso complejo: precisa del manejo inteligente de una vasta información, precisa de una visión holística de la realidad. Esta labor recae en las instancias gubernamentales del sector público: ministerios, viceministerios, gobiernos regionales y locales.

Por lo general, la planificación turística tiene su formulación en un Plan de Desarrollo Turístico. De acuerdo con la OMT, se trata de “un plan estratégico que integra todos los aspectos del desarrollo turístico incluyendo los recursos humanos, medioambientales y socioculturales. Dicho plan parte de la determinación previa de un objetivo que va desde lo más general a lo específico con diferentes niveles de disgregación”. De acuerdo con el investigador Roberto Boullón, cabe agregar a los objetivos generales y específicos, las estrategias, medidas de acción e indicadores, así como los mecanismos de evaluación, control y seguimiento de los objetivos trazados. Un cronograma de ejecución y una asignación presupuestal, claro está, se hacen imprescindibles.

En el Perú, si hablamos de Plan de Desarrollo Turístico, nos referimos al Plan Estratégico Nacional de Turismo 2012 – 2021 (PENTUR), guía oficial y documento rector del sector turismo en nuestro país, resultado del trabajo conjunto entre los mejores representantes técnicos del sector público y privado.

Hay, desde luego, antecedentes del PENTUR, esfuerzos de planificación turística que, aunque legítimos desde un punto de vista técnico (con el respaldo incluso de acreditadas consultoras extranjeras), no tuvieron mayor asidero en la realidad nacional, debido seguramente a la ignorancia e incompetencia de nuestros políticos gobernantes en materia turística.

Los planes del turismo en Perú han sido:

  1. Misión Checchi (1965)
  2. Plan COPESCO (1970)
  3. Estudio MONITOR COMPANY (1995)
  4. Plan Maestro JICA (1999)
  5. Programa PRODITUR (1999)

De estas tentativas de planificación, con toda  justicia debemos destacar el trabajo de la Monitor Company, consultora norteamericana que realizó el Estudio “Construyendo las Ventajas Competitivas del Perú”, el cual nos aportó un excelente marco metodológico para el desarrollo competitivo del turismo basado en los segmentos naturaleza y aventura. No menos relevante fue el plan que diseñó la Agencia de Cooperación Internacional  de Japón- JICA, que llamó la atención sobre la necesidad de una diversificación de la oferta turística nacional, tomando distancia de un turismo masivo y, más bien, privilegiando mercados específicos. Por último, cabe dedicar una reseña a COPESCO, un plan de desarrollo regional, principalmente para Cusco y Puno, con inversiones integradas a nuestro sector, que ha sobrevivido y es actualmente una fuente de apoyo técnico y financiero en obras que favorecen el turismo a nivel nacional.

El PENTUR, hay que decirlo, tiene muchos méritos en cuanto a la fijación de 9 objetivos estratégicos que atienden a alcanzar la sostenibilidad y competitividad del Perú como destino turístico, a saber:

Conviene destacar que para cumplir con su objetivo general ―Lograr que el Destino Perú sea competitivo y sostenible― el PENTUR contempla el diseño y desarrollo de programas como el de “Cultura Turística”, “Turismo Rural Comunitario”, “Un Pueblo, Un Producto”, “Al Turista, Lo Nuestro”, entre otros que viene desarrollando el MINCETUR.

Sin duda, otro de los puntos fuertes del PENTUR es la presentación de metas concretas como sustento de los objetivos. En su versión anterior (PENTUR 2008-2018) éstas brillaban por su ausencia, algo que resultaba escandaloso para muchos investigadores serios.

 Es importante contar con metas concretas para saber qué escenario ideal se busca alcanzar. Países desarrollados como España y Francia, dos potencias en turismo, incluyen en sus planes de desarrollo turístico metas que permitan medir el crecimiento en forma de PBI sectorial, número de inversiones, incremento de salarios, de capacidad hotelera, de empleos, de transacciones comerciales, de consumo… Así, además de consolidarse un sistema estadístico, los esfuerzos de planificación turística repercuten de manera directa en la realidad socio-económica, ya sea a nivel local, regional o nacional: el crecimiento se traduce en desarrollo. Al sector turismo del Perú le conviene, más temprano que tarde, tomar esto siempre en consideración.

Hay, desde luego, ausencias en este documento rector que no puede ser perfecto. No hay un enfoque de ordenamiento territorial y, por consiguiente, no se definen los espacios y las modalidades de turismo aplicables a ellos. No se presenta un modelo de conservación del entorno natural, cultural y urbano. No se cuenta con una red de talentos o base de datos de los mejores cuadros en materia planificación turística. Esto debe mejorarse pronto.

Referencias bibliográficas:

 

  • ORGANIZACIÓN MUNDIAL DEL TURISMO (OMT). “Introducción al Turismo”. Madrid, 1998.
  • BOULLÓN ROBERTO. “Planificación del Espacio Turístico”. Ed. Trillas. México. 1985

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: