Los miedos y los instintos al servicio del marketing

Todo lo que compramos es por miedo. Piensa, por ejemplo, en un hombre de cincuenta años que viste pantalones pitillos, desteñidos y con roturas. Ese hombre compra ese tipo de pantalón para no parecer viejo, un pasado de moda: su miedo es verse y ser reconocido como un hombre viejo. Pero como es demasiado racional y maduro, nunca aceptará que los compra para sentirse joven.

¿Qué miedo te puede cubrir el consumo de un Halls? Pues sencillamente el que puedas sobrevivir en armonía con tu entorno y, sobre todo, con el sexo opuesto. Sin mal aliento, obtienes aceptación social. Halls es una marca que siempre venderá porque siempre cubrirá el miedo de ser rechazado por causa del mal aliento.

Mucha gente, que vive buena parte de su vida en piezas alquiladas, es capaz de gastar más de cuatro mil soles por una Mac. Ellos dicen que las compran porque son máquinas de gran calidad. Pero lo cierto es que, además de calidad, ese producto de Apple les brinda status social: es una marca desafiante y selecta que ha transformado casi todo en el mundo. Por consiguiente, les da poder: apela a su instinto de dominación.

¿Qué instinto tocamos en una pareja con hijos cuando le vendemos un departamento? El instinto de una pareja responsable es el resguardo de su tribu, el cuidado de su prole. Por eso, en el speech de los asesores inmobiliarios hay frases de venta con varios adjetivos que denotan protección (zona altamente segura, vecindario muy tranquilo, material antisísmico, personal de confianza…). Así logran proyectar sentido de seguridad a esa pareja que quiere preservar a los suyos. Saben que no compran un departamento; compran un espacio seguro para sus hijos.

Estos cuatro casos grafican muy bien el modus operandi del marketing moderno. Satisfacer necesidades, activar deseos y crear vínculos emocionales son las prácticas más usuales de un marketing que ahora encuentra nuevos horizontes y mejores resultados en el conocimiento de los miedos y los instintos de los consumidores. ¿Alguien lo duda todavía?

 

Anuncios

2 Responses to Los miedos y los instintos al servicio del marketing

  1. Martinez Rosales,Jennifer Stefanny says:

    Yo pienso que a paso como avanza la tecnología hoy en dia,nosotros como pesonas seremos gobernados por materiales,electronicos,como es el celular,table,pc,etc…y eso no es nada bueno,porque eso hace que se pierda la comunicación personal con las personas,practicamente nos convierte en personas antisociales.seria bueno que en un futuro a mas adelante aya mejores cosas que el internet 🙂

  2. Buueno el texto se basa al conocimiento q tiene cada marca o cada emprrsa de su consumidor…que es lo q genera q la demanda de su producto cresca pues es el marketin…el saber publicitar…practicamente aqui las marcas analisas cada aspecto de vida del consumidor ya sea emocional o de proteccion ya q asi guiandose de nuestras necesidades otorgan un servicio el cual haga crecer como empresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: