Códigos simbólicos en turismo

El ser humano es el único ser vivo dotado con pensamiento simbólico. Somos capaces de darle un significado a las cosas y a las palabras. El término “Perú” encierra una carga simbólica poderosa para los nacidos en tierras incas. Somos capaces, también, de expresarnos en metáforas. No hay cultura que no cuente sus orígenes a través de leyendas o mitos. La epopeya, el primer intento de poesía, decía Borges, nació con la guerra para prestigiarla quizá ante el veredicto de la historia.

No cabe duda que hemos construido nuestro mundo con base a simbolismos: algunos de grandeza y maravilla, dignos de encomio por el avance que significan para la humanidad; y otros, desafortunados, que ponen de manifiesto nuestro lado perverso y vil. La Torre Eiffel es un notable ejemplo de simbolismo libertario y conquistador, propio del espíritu francés; en tanto que los vestigios del Campo de Concentración de Auschwitz, en el sur de Polonia, reflejan todavía la barbarie a la que puede sucumbir el ser humano por causa del fanatismo ideológico.

El marketing posmoderno ha entendido la importancia de que los productos tengan y proyecten un código simbólico. Y lo hace justificándose en un hallazgo de la psicología: todo lo que compramos es una extensión de nuestro yo. Esto representa una oportunidad valiosa para reinventar nuestras estrategias de comercialización y comunicación en el sector turismo, habida cuenta que se suele caer en errores imperdonables cuando buscamos la vena sensorial y emocional de nuestros clientes.

Por ejemplo, un pecado recurrente que cometen la agencias de viajes a la hora publicitar sus paquetes turísticos, ya sea en redes sociales o en publicidad impresa, es trabajar con imágenes que no movilizan una actitud o aspiración de viaje. Craso error cuando los códigos simbólicos de todo servicio turístico son la exploración, la libertad y el placer. Por lo tanto, en las imágenes turísticas deberían aparecer seres humanos felices, dinámicos, integrados. Eso sí es poderoso porque responde al código simbólico de libertad, que es universal a todo turista. Eso sí impacta en el proceso decisorio de la mente humana.

Véase las siguientes diferencias:

Linda foto, pero sin código simbólico. No impacta tu lado sensorial ni emocional.

Imagen con código simbólico. Te invita a viajar. Turismo es una actividad humana para y por seres humanos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

One Response to Códigos simbólicos en turismo

  1. Pingback: Innovación para dummies del sector turismo (II) | El Turismólogo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: