SERVICIOS MATAN ATRACTIVOS

           Ciudad Sagrada de Caral

La idea trillada ―por ser bastante recurrente en la academia― de competir por atractivos turísticos no admite lógica. La competitividad turística radica, cada vez más, en los servicios que dispone el destino para facilitar la experiencia de visita al turista.

En el caso de Perú contamos con diversidad de atractivos culturales y de naturaleza, de primer orden, unos con mayor reconocimiento que otros, pero muy similares en cuanto a su oferta valor, esto es, en su importancia histórico-arqueológica y en su belleza paisajística-ecológica. Sostener que la ciudadela de Chan Chan, en la ciudad de Trujillo, es más bella que el Monasterio de Santa Catalina, en Arequipa, responde a un gusto o preferencia personal: es meramente subjetivo desde la demanda.

Sin embargo, hoy en día, es innegable que los consumidores de turismo valoran más en su decisión de viaje las condiciones de servicios que hallan en torno a las atracciones que desean visitar. No todos somos mochileros o turistas de aventura, viajeros todo terreno que se adaptan fácilmente a las limitaciones extremas, o visitantes de poco presupuesto que arriesgan el confort en pos de la adrenalina. Hay un amplio mercado conformado por familias, parejas y grupos de amigos que buscamos condiciones básicas de servicios en los destinos turísticos. Por ejemplo, la disposición de casetas de información con personal y material pertinentes; también, un sistema de señalética para evitar extraviarnos o dañar senderos naturales; y claro está, la presencia de sanitarios mínimamente acondicionados para salvar la dignidad ante cualquier urgencia natural.

             Paracas, en la región Ica.

Es importante reconocer, por otra parte, que la dotación de servicios básicos como los señalados son consideraciones importantes para que las agencias de viajes incluyan a tal o cual atractivo en sus programas de visita. La satisfacción de los turistas garantiza rentabilidad. He ahí que los servicios cobran un rol decisivo en términos comerciales.

Si enfocamos los servicios a nivel macro, o sea los de mayor magnitud como aeropuertos, puertos o terminales terrestres, así como hoteles y restaurantes, entonces no cabe duda que, en su conjunto, son la infraestructura y la planta turística necesarias para el turismo y una condición sine qua non para la competitividad turística. Esto explicaría la supremacía de Paracas frente a Nasca (sí, con las Líneas que son maravilla mundial y patrimonio de la humanidad) y la razón de que Lunahuaná sea más visitado que Caral (sí, también, aunque es foco civilizatorio de la humanidad y patrimonio reconocido por UNESCO).

Servicios matan atractivos. ¿Alguna duda?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: