Los millennials y el turismo: el consumo de viajes como estilo de vida

Si el turismo es la tendencia humana de darse importancia a sí mismo, ello adquiere su dimensión más notable en los millennials. Porque esta generación, de los nacidos entre los 80 y el año 2000, cultiva el hábito de viajar no como un mero escape de la rutina o solo cuando las vacaciones se lo permiten. No.

Los millennials son la generación que ha tomado los viajes como un mandato de consumo y, por ende, como un estilo de vida. No solo se trata de una necesidad de viajar por viajar. El turismo es y debe ser la pauta de la vida millennial, un elemento dinámico dentro de una estructura mental y conductual que no admite sedentarismo, estacionalidad, ni apego a la zona de confort.

Postergar el matrimonio para poder viajar solo, buscar un trabajo vinculado a viajes, posponer la compra de la casa el departamento propio, endeudarse para viajar, son algunas señales bastante elocuentes del comportamiento de este nuevo consumidor de turismo, que no reconoce temporadas altas y bajas para emprender el viaje.

Lo curioso de los millennials y que ha desatado innumerables tesis y papers en el mundo académico, es que se trata de una generación que, en realidad, contiene muchas generaciones. Están los hombres y mujeres de 32 años que vivieron el tránsito de lo análogo a lo digital; aquellos veinteañeros que nacieron con una pc en la casa, casi de uso exclusivo de papá o del hermano mayor, en tanto que otros recurrían desde niños a su tablet conectada a internet; se cuentan los grupos juveniles minoritarios ―también llamados tribus de consumo― como los otakus, los gammers, los hipsters, los petlovers, y tienen presencia las parejas con más de 30 años que no optaron por hijos y las familias monoparentales muy jóvenes, entre los 20 y los 25. Somos los millennials, como se ve, un maridaje de muchas edades, usos y códigos de mente y comportamiento.

Pero si hay un rasgo común que es patente en prácticamente todos los millennials, este es la búsqueda de nuevas tendencias en varios sentidos: ropa, música, eventos, tecnología, estudios, alimentación y por supuesto viajes. Le gusta experimentar y probar lo nuevo. Y aquí está la clave para venderles experiencias turísticas, incluso las más costosas. ¿Cómo? Hacer que suban a la ola de esa tendencia a la que tanto desean pertenecer.

Alienta la importancia de viajar, activa el deseo de conocer tal o cual destino en tu proceso de ventas. Puedes decir, por ejemplo, que ese lugar es tendencia ahora mismo, que es un destino muy valorado por gente de buen gusto y conocedora, que pocos viajeros tienen la suerte de poder llegar hasta allá y quedar fascinados. En ese momento muestras las fotos con gente feliz desde tu tablet o en tu álbum físico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: